• Birmingham

    ¡Ya!

    ¡Han dado comienzo los Juegos! Bueno en realidad la inauguración fue hace una semana, pero es que he andado muy liada con tanto ajetreo. Esta ciudad se ha vuelto loca, pero en el buen sentido. Parece las Ramblas un día de verano. Y si, el verano también ha llegado, pero vamos, a otros niveles, que el día que superamos los 20 grados tenemos suerte.

    Birmingham está pletórica y yo encantada de estar viviendo este momento en mi ciudad de acogida. Hay gente por todas partes, los Brummies están henchidos de orgullo y eso se nota en el supermercado, en el bar y paseando por la calle. Esta ciudad, que tiene muy mala fama en Inglaterra, se está desquitando y enseñando su mejor su mejor delante y detrás de las cámaras.

    Aunque la escala es diferente, no puedo evitar pensar en los momentos que se vivieron en Barcelona en el 92, porque, aunque yo era muuuuuuuuy pequeña, aún lo recuerdo.

    Hay un poco de caos circulatorio porque han llegado autobuses de toda Inglaterra para trasladar a toda la organización y los atletas por las diversas sedes, pero también al público en general. Llevan meses desaconsejando el uso del transporte privado, pero a pesar de los esfuerzos, no los veo mucho por la labor y eso que durante los Juegos los autobuses urbanos solo cuestan 10 peniques al día.

    Primero llego el baton de la Queen, que es como la antorcha de los Juegos Olímpicos, pero sin fuego ni ná. Pero tiene un compartimento secreto donde lleva un mensaje de la Queen y una cámara que graba su periplo: 72 naciones y territorios de la Commonwealth en 294 días. De Buckingham Palace a Birmingham. Al centro de la ciudad llego en uno de los famosos narrow boats y luego se subió al tranvía, que ha estado mas de dos años reparándose…, para acabar a pie en Victoria Square.

    La ceremonia de inauguración tuvo diversos momentos bastantes curiosos. Una veintena de coches fabricados en UK, básicamente en la región de Birmingham, crearon una Union Jack (la bandera de UK) en el centro de la pista y entonces apareció un Aston Martin con, ¡oh cielos!, Camila de pasajera y Charles al volante.

    Otro de los elementos principales fue un toro, símbolo de la ciudad, que parecía sacado de una pesadilla de Guillermo del Toro (valga la redundancia). En realidad, está hecho de aluminio, espuma y plástico, pero pintado para parecer de acero furioso. Entró en el estadio tirado con cadenas por mujeres para representar a todas aquellas que durante la revolución industrial las fabricaban en condiciones de esclavitud hasta que se liberaron. Liberación que también fue escenificada en la ceremonia.  

    Ahora el toro se ha plantado delante de la famosa biblioteca de Birmingham para admiración de las masas, y se ha organizado una petición publica para que se instale de forma permanente en algún lugar de la ciudad. Llevamos más de 10.000 firmas…a ver si hay suerte. A mí me encanta.

    La ceremonia de inauguración estuvo muy bien y se hicieron referencia a multitud de lugares o características de Birmingham y las West Midlands del presente y el pasado. Y como guinda final, concierto de Duran Duran, originarios de la ciudad. Dejo buen sabor de boca y ganas de saber más. Espero que sirva para poner otra vez en el mapa de los buenos a Birmingham.

    Al “otro” toro de la ciudad, mucho más pequeño, pero igual de famoso, lo han disfrazado de fan de los Juegos, aunque a mi me recuerda mas a un jovenzuelo vacilón a punto de lanzarse a rapear. Está en el bullring en pleno centro de la ciudad. Y el nombre no hace referencia a una plaza de toros sino al antiguo mercado de maíz que estaba allí y que tenia un espacio donde se ataba a los toros para practicar un “deporte”, el bull-pitting, que consistía en enfrentarlos con perros. Todo bastante sangriento.

    Delante de la biblioteca también han instalado unos pins gigantes con las banderas de los países y territorios que participan en los Juegos. Yo he lanzado una petición para que le pongan el pin del que consiga mas medallas al toro. De momento no ha firmado nadie, pero no pierdo la esperanza. Igual es porque de momento Australia va en cabeza con 123 medallas. Quedan unos cuantos días, pero los australianos, que están en un hotel al lado de mi casa, están a tope.

    Y ya te dije que han decorado la ciudad en general, pero ahora tengo las pruebas. La primera foto la tenía guardada como “edificio feo”, mira como lo han dejado. Un antes y después en toda regla.

    En otras zonas también se han esmerado y para visitarlas se puede seguir la ruta de Perry, el toro (otroooooo) mascota de los Juegos.

    Pero no me puedo despedir hasta después de vacaciones sin enseñarte dos hallazgos que vi en el estadio de Coventry durante los Rubgy Sevens. Un e-bar de cerveza y una hamaca gigante que intenté pispar, pero no me cabía en el bolso.

    ¡Buen verano!

  • Birmingham

    Preparados, listos…

    Cuando llegue a Birmingham hace casi 2 años esta fecha parecía muy lejana, pero ya están aquí. En menos de 1 mes empiezan los Juegos de la Commonwealth que por primera vez se celebran en la ciudad, del 28 de julio al 8 de agosto.

    Cuenta atrás

    La Commonwealth (que literalmente significa riqueza común), es una mancomunidad voluntaria que tiene 56 países miembros (un cuarto del total de países del mundo, que se dice pronto), engloba a 2.5 billones de personas, y la Queen es reconocida como la soberana de todos ellos y su principal impulsora y promotora. El titulo no es hereditario y el futuro de esta “asociación” está muy ligado a su persona. Hay países muy chiquitines que forman parte (32 de los 42 estados mas pequeños del mundo forman parte de la Commonwealth), 19 países africanos, 8 asiáticos, algunos de los países mas grandes como Canadá, o de los mas poblados como India. Y solo 3 en Europa, Reino Unido, Malta y Chipre.

    Los Juegos de la Commonwealth, que en sus inicios se llamaban los Juegos del Imperio Británico, se celebran cada 4 años y son como unos Juegos Olímpicos y Paralímpicos, pero con algunos toques british.  Por ejemplo, entre los deportes está el criquet, el squash, los bolos sobre hierba, o el netball (solo femenino). Tienen sus ceremonias de inauguración y clausura, su antorcha, aunque se llama baton y sale del palacio de Buckingham… Y si hay suerte, la Queen da el discurso de apertura. Menos mal que ya tengo la pamela comprada…

    Pues parece que en Birmingham se ha puesto las pilas y de repente toda la ciudad ha aparecido empapelada con la imagen de la mascota. Un torito con aires gaudinianos.

    Está todo un poco patas parriba. Eso de que se nos ha echado el tiempo encima, o corre corre que no llegamos.

    En una de las zonas más bonitas, delante de la biblioteca nacional, nos han plantado una macroestructura que va a ser la tienda y los estudios de la BBC. Un horror. Para compensar han pintado un arcoíris gigante entre Chinatown y el Gay Quarter.

    Pero también hay cosas buenas y a la espera de que comiencen los juegos, se han organizado un montón de cosas en la ciudad. El festival de danza con escenarios por todos los rincones o festivales que son entre conciertos y ferias de pueblo y donde sirven ¡cerveza de Madrí!

    También se han hecho intervenciones artísticas como una en la estatua de la Reina Victoria, la llamada abuela de Europa. Un artista local ha añadido pequeñas Victorias a la original, y las ha vestido para representar los diferentes países de la Commonwealth. La abuela de la Queen visitando sus dominios.

    Una de las cosas para mi más interesantes que se han organizado es el proyecto de la llave de la ciudad. Paul Ramírez, un californiano que ya había hecho algo similar en Nueva York en 2010, ha sido el encargado. Mediante una ceremonia en el hall principal de la estación de trenes de Birmingham, se van a entregar un total de 12.000 llaves que dan acceso a lugares efímeros, exclusivos, curiosos, y normalmente inaccesibles, desde finales de mayo hasta que den inicio los juegos. Hay puertas secretas bajo los puentes del canal, un armario tras el altar de una iglesia, jardines privados, una caja con ofertas junto a la taquilla del auditorio de la ciudad…

    Este fin de semana he visitado 3. Una especie de cabina telefónica amarilla en medio de Selfridges (que es como un Corte Inglés pijo) donde al entrar puedes cambiar y seleccionar la música que se escucha en el centro. Un refugio que recorre por debajo toda la estación de trenes y que tenía más moho que 100 belenes en fila.  Y la terraza del edificio más alto de Birmingham, que aún no está acabado, y que después será exclusiva para las oficinas que estarán allí y que tiene unas vistas privilegiadas.

    Ya te contaré cuales mas visito. ¡Hay más de 30 y me queda menos de 1 mes!