Birmingham

En Pelotas yo nací…

Cuando mi sobrino mayor era bastante pequeño, unos amigos, que son familia y que practican el nudismo playero, siempre le cantaban una canción que iba más o menos así: “Pelotas es un estado de Brasil, mi tío que es brasileño pasa en Pelotas el mes de abril. Si a mi tío quieres ver en Pelotas tiene que ser. En Pelotas yo nací, en Pelotas me crie, y en Pelotas toda mi vida, toda mi vida me quedaré”.

Esta canción que se conoce como “O Banana” resulta que es una canción tradicional gallega y tiene diferentes versiones bastante similares.

Se que la palabra pelotas a los ingleses no les sugiere lo mismo que a nosotros y probablemente al oírla se pillen un par de cervezas (un par de cajas quiero decir) y la bufanda de su club de futbol, pero es que esta canción seria la sintonía perfecta para un programa de la televisión pública que me tiene flipada.

Se llama “Naked Attraction” (atracción desnuda) y se emite en Channel 4 a las 10 de la noche, que tampoco es tan tarde, aunque aquí ya hace horas que han acabado de cenar. Pero vaya, que los programas del pump and seal, la cortadora multipractic de verduras o los telepredicadores aún no han empezado.

Pues este programa de la televisión pública (o púbica…😉) es básicamente un programa de citas donde el concursante, que va vestido al principio, elige a una posible pareja entre 6 participantes que van en pelota picada.

Courtesy of Channel 4

Primero las parejas potenciales aparecen tras unos cristales de colores y solo se les ve la silueta. Luego el cristal sube hasta el ombligo, básicamente hasta el sexo. El concursante mira con atención, se detiene ante cada participante y ves primeros planos de chirris y chorras porque hay programas para todos los sexos, edades o preferencias sexuales.

Los participantes hacen poses, movimientos sexys y lo que se les ocurre porque uno queda eliminado.

El cristal sigue subiendo y ahora se les ve el torso y las domingas, claro. Otr@ eliminado.

Y haciendo preguntitas y juegos manuales, van eliminando cuerpos y al final solo quedan dos que salen de sus urnas y se plantan en medio del plató. Entonces el concursante se ausenta medio segundo y, gracias a la magia de la tele, se planta en medio del escenario también totalmente desnudo. Y así, como llegaron al mundo, entablan una conversación casual junto a la presentadora que va vestida y nada le sorprende, hasta que se forma una pareja. El programa luego les sigue en su primera cita en la que tienen que ir vestidos, el mundo al revés.

En el último programa que vi, el concursante era el de mayor edad que había participado nunca. 75 añazos, viudo y liberado tras la muerte de su mujer. Los finalistas fueron un hombre y una mujer, pero la sorpresa vino cuando salió desnudo porque tenía un piercing en la punta del mismísimo que yo podría usar de pulsera. Los primeros planos de la cámara iban del piercing a la cara de la presentadora, que no podía cerrar la boca, en bucle. Y el pobre se quedó compuesto y sin novia porque eligió mal y en su primera cita la mujer le dijo que era demasiado mayor para ella.

Y ya que estamos te voy a hablar de otros programas británicos que son curiosos por una razón u otra.

Uno es “Googlebox” en el que instalan cámaras en las casas de diferentes familias de todo tipo y acentos por todo el país y les filman mientras comentan los programas de televisión de la semana pasada. Desde las noticias hasta los realitys pasando por los de cocina o las series. Te partes de la risa con los comentarios y con los participantes. Lo critican todo: lo mal que se ha vestido un presentador, que despidan al guionista que ha matado a su personaje favorito de una serie, porque han cambiado de hora un programa o porque no hablan mas de la Queen en las noticias (en eso estoy de acuerdo). Y como no siempre piensan lo mismo en la familia, la bronca está asegurada.

Otro es “A Place in the Sun” (Un lugar en el Sol) que sigue a una pareja o persona británica que se quiere comprar una casa o apartamento en un país extranjero donde haya sol. Para que veas que no te engaño cuando digo que aquí es un bien preciado. En un 90% de los programas buscan casa en España claro, aunque también he visto alguno en Grecia o el sur de Francia. Las estadísticas dicen que un tercio de los ingleses van cada año a España.

Visitan entre 4 y 6 casas y todo el rato y para todo dicen “lovely” pronunciado “laflly” y siempre les gustan los sitios donde yo nunca pondría un pie como los apartamentos que parecen que formen una colmena de casas alrededor de un minigolf y una tienda de souvenirs.  Pero mientras haya sol y cervezas baratas…

Y finalmente están “Escape to the Chateau” y “Escape to the Chateau DIY”, que trata de británicos que se han comprado o alquilado un castillo en Francia y lo rehabilitan para su propio disfrute o para convertirlo en hotel y espacio para bodas y festejos la mayoría. Lo que me flipa es que haya tal cantidad de ingleses que se compran un castillo que incluso se pueda hacer un programa de televisión. La pareja que inició el programa y que ahora son los productores, se han hecho de oro con el merchandising y son conocidos en todo el país.

Pues, aunque hace ya mucho que no veo la televisión en España, aquí estoy dando ideas para posibles adaptaciones.

5 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.