Singapur

Day 46 – Home sweet home

La prensa local sigue sin decir ni pio del tema pero muchas, muchísimas personas para las que Singapur era su casa se están yendo de forma precipitada, en silencio y por la puerta de atrás, y muchas ni siquiera pueden volver a recoger sus cosas.

Cuando el país cerró las fronteras muchos residentes se quedaron fuera por diversas razones (normalmente laborales o familiares) porque ninguno podía imaginar que no les dejarían volver aun cumpliendo con cuarentena o las medidas necesarias impuestas.

Muchos llevan décadas o años pagando impuestos en Singapur, tienen empresas aquí y también familias que se han quedado separadas. Primero se resignaron a esperar que acabase el cortocircuito el 1 de junio pero ahora sabiendo que entraremos después en la fase uno (si, la de la reapertura segura) se les ha acabado la esperanza y la paciencia.

Y si parte de la familia seguía en Singapur cerrar una vida aquí es complicado pero viable, pero ¿cómo hacerlo desde otro país encerrado en un hotel o la casa de unos amigos? Y, ¿cómo volver a empezar otra vida en tu país o en otro que te acoja? Sus mensajes están llenos de decepción por el trato recibido de un país que llamaban casa.

En Hong Kong, por ejemplo, ya que siempre se comparan las dos ciudades-estado, han dejado volver a todos sus residentes cumpliendo 14 días de cuarentena asumiendo los costes y acompañados de un brazalete electrónico que asegura el cumplimiento.

Singapur tampoco ha ofrecido ninguna ayuda a los extranjeros que se han quedado sin trabajo por culpa del maldito virus pero una amiga mía que se trasladó a Canadá (desde Singapur) hace un par de años, solo por cotizar una cantidad mínima el año pasado, recibe un sueldo mensual de 2.000 dólares. Eso sí, ha cambiado las palmeras y las piscinas por la nieve y los abetos.

También se han quedado en un limbo los cientos de miles de malasios que cruzaban la frontera cada día (lo que sería coger el metro por las mañanas) para trabajar en Singapur, debatiéndose entre volver a su casa con su familia (previa cuarentena obligatoria) y perder su trabajo o seguir aquí sin saber si lo perderán.

La frontera entre Singapur y Malaysia (Johor) antes y ahora

 

E irse por la puerta de atrás, sin poder abrazar a tus amigos que han sido tu familia, con despedidas virtuales si las hay, diciendo adiós a la que ha sido tu casa sin poder ir una vez más a ver tu parque favorito, comerte un laksa en el food court de Alexandra road (bueno esto no es universal, cada uno sus cositas…) y limpiándote las lágrimas con la mascarilla tiene que ser muy triste. Maldito virus.

A 21 de mayo Singapur tiene 29.812 casos de contagio (448 nuevos, 434 de ellos en los dormitorios de trabajadores, 14 en la comunidad, 1% sin información sobre el origen), de ellos 901 en hospitales (10 en la UCI), 16.771 aislados en centros y hoteles habilitados (han trasladado la mayoría de los que estaban en los hospitales),  12.117 que ya han sido dados de alta y 23 muertos (1 más).

A las 12 del mediodía de hoy hay 614 casos nuevos, más que ayer.

 

Un comentario

  • Agustln De la Fuente

    Nunca te desanimes Siempre has sido una luchadora.Sigue con tus escritos diarios que todo volverá a la normalidad. Un beso muy grande

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.