Singapur,  Thailandia

El reino de Lanna (Chiang Mai)

Chiang Mai es una pequeña ciudad en el norte de Tailandia cuyo nombre significa “Nueva Ciudad” porque fue declarada capital del reino de Lanna cuando se fundó en 1262. Ahora es conocida como uno de los mayores destinos turísticos del país y se autodefine como ciudad creativa y su historia viene determinada por el rio que la rodea, el Ping, y su pasado como punto de encuentro de las rutas comerciales.
Tenía ganas de ir desde que llegué a Singapur, pero por su proximidad y su fama de ciudad cultural y de buen rollito, los billetes de avión estaban siempre por las nubes. Pero lo logré aprovechando un puente largo y pillando los billetes a contracorriente.
Es una ciudad bastante extensa, pero su parte histórica esta señalada en los mapas como un gran cuadrado rodeado de murallas. En realidad queda poco de las murallas y la parte “vieja” y la nueva se confunden en su aspecto, pero una especie de lago artificial que redefine el trazado de la antigua muralla te ayudan a situarte.
Mi hotel, Thapae Boutique Hotel, estaba a medio minuto andando del Thapae Gate, una de las 4 entradas, situadas en cada punto cardinal, a la vieja ciudad. Sigue siendo la entrada principal y está perfectamente reconstruida. Recomiendo encarecidamente esta localización, y también el hotel. Pedir habitación en el bloque principal, el A, y a ser posible las habitaciones A5 o A9 que son más grandes.
Estos eran los recepcionistas del hotel. Perfecto!

iphone 640
La primera noche visita obligada al famoso Night Market. Esta situado al este de la muralla, cerca del rio Ping. No hay pérdida, es una de las principales atracciones de la ciudad. Kilómetros y kilómetros de puestecillos, que ocupan varias calles, bastante similares unos a otros donde encontrar de todo y comer de todo, amenizado por cantantes con su microfonillo y su repertorio, la mayoría ciegos, y el resto niñas en edad escolar vestidas con el uniforme pidiendo para su educación. La musical les hace falta, eso seguro. Yo no soy muy aficionada a comprar y llega un momento que tanto mercadillo, tanta gente, tanto empujón y tantos pisotones me dan unas ganas terribles de ponerme a gritar en plan poseído “vamos a moriiiiirrrr” para ver si la gente se aparta y puedo respirar. No sé, creo que igual es mi claustrofobia. Pero molaría eh?
Antes del ataque me dio tiempo de ver algunas cosas, y recomiendo los bolsos, las telas y sentarse en el TukTuk bar que esta fuera del follón a ver pasar a la gente mientras te tomas un mojito o una caipirinha. El dinero te lo gastas igual pero no llevas sobrepeso en la maleta!

iphone 721 iphone 726
El Night Market esta cada dia, y luego está el Sunday Market, que es lo mismo pero en la ciudad vieja entrando por el Thapae Gate y los domingos solo. Y luego hay otros mercadillos por la ciudad, pero ya ni me acuerdo de los nombres.
Al día siguiente cometí el error de contratar un tour en el hotel. La intención era buena, estoy segura, pero pasar el día metida en una furgoneta pequeña llena de chinos no es mi idea de viaje. Si encima cada vez que parábamos en uno de los puntos de la visita lo único que podía pensar es “Que malas son las drogas!”, pues ya te lo digo todo.
Primera parada un hot spring, o sease unas fuentes de agua caliente. Este era el sitio. Rodeado de autobuses y de mas tiendecillas de mercadillo.

iphone 644
Y esta la atracción. Un pozo donde los huevos se ponían duros con el agua…

iphone 645
Siguiente parada. El templo blanco. Construido por un individuo a mas gloria de su desbordante imaginación. Que malas son las drogas. Ya sé que hay gustos para todo, pero en fin, un templo que empieza por un purgatorio con manos que salen del suelo, cabezas de bebé incrustadas y un robot en la entrada… Eso si, lleno de gente y otra vez rodeado de autobuses y de restaurantes tipo gasolinera porque es la parada para comer.

DSCF0041 DSCF0045 DSCF0046 iphone 646 iphone 670 iphone 676
Luego la furgoneta sale de los centros poblados y se adentra en las montañas. Bien, vamos a conocer un pueblo de mujeres jirafas. Mal. Me dio hasta apuro. Este era el sitio, y bajo el chamizo, las mujeres y niñas vendiendo chucherías y posando para las fotos con cara triste.

DSCF0058 DSCF0062 DSCF0064
Y última parada, el templo negro o la casa marrón, ya no me acuerdo. Este construido en una antigua casa (preciosa construcción) por un monje rockero que se había fumado algo seguro. Tronos de hierro, otros hechos con huesos de animales, pieles y restos de animales muertos por todos lados. Un delirio.

iphone 653 iphone 658 iphone 663 iphone 675
La próxima hago como los asiáticos y me pongo a ver una peli.

iphone 656
Con la lección aprendida, al día siguiente me dediqué a descubrir los muchos templos dentro de la ciudad vieja de Chiang Mai. Se mezclan las construcciones primeras, espectaculares, con las nuevas que ya no tienen tanta gracia. Vale mucho la pena. Además están tan integrados en la ciudad que ves como se mueve.

DSCF0074 DSCF0078 DSCF0082 DSCF0088 DSCF0100 DSCF0109 DSCF0106 DSCF0096

Estas figuras de cera daban mucho miedito.

DSCF0102

Las escolares, de uniforme y todas con trenzas!

DSCF0103 DSCF0105
Luego a ver el Wat Prathat Soi Suthep, el templo más famoso de Chiang Mai que está en lo alto de una colina y que tiene unas vistas espectaculares del valle.

DSCF0146

Se puede ir en los buses locales. Son de color rojo. Solo tienes que pararlos por la calle y preguntar, casi todos te llevan aunque por el camino den un rodeo para ir a ver su prima.

iphone 703

El templo es realmente bonito y curioso. Recomiendo subir en el “ascensor” (que vale como medio euro) y bajar por las escaleras.
Hay foto obligada

DSCF0119 iphone 688

DSCF0124 DSCF0126 DSCF0131
Y hay que dejar los zapatos en la entrada. Anda, busca los tuyos!

DSCF0143 DSCF0142
Y luego una vuelta por el rio Ping. De un lado el mercado, del otro el ocio. Bares espectaculares sobre el rio que parece que estés en Nueva York. Todo el mundo te manda al River Café que tiene banda en directo. Pero a mí me gustó mas esta zona local, mas auténtica y divertida.

iphone 715 iphone 714 iphone 712iphone 693
Eso si, no te puedes ir de Chiang Mai sin ir a mi lugar preferido: el Pirates Cove. Regentado por un alemán y su mujer Thai que cocina como los dioses, es un sitio para sentirse como en casa. Y si te portas bien, le puedes hacer marañas de nudos con la cuerda a Leonie, un loro con muy malas pulgas que es la atracción del bar.

iphone 729
PD: una curiosidad. Chiang Mai está lleno, pero lleno de clínicas dentales. En el Pirates Cove descubrí porque. La ciudad es una de las mecas del turismo sanitario en temas dentales. Mucha gente viene aquí a arreglarse los dientes porque es más barato. Conocí a un hawaiano, tipo anuncio californiano que venía a eso. Cuando abrió la boca lo entendí. Que mala calidad debe tener el agua en Hawai.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.