Malaysia,  Singapur

Merdaka!

Parece un grito de guerra, pero es el nombre de la fiesta nacional de Malaysia. En su idioma original claro. Ya te he contado que vivir en una isla tan pequeña da un poco de claustrofobia y de vez en cuando hay que salir para airearse. Como Barcelona pilla lejos para un finde, pues se buscan alternativas, que hay muchas y muy variadas.

Así que hace dos semanas, me fui a Malacca, en la costa oeste de Malaysia, a unas 3 horas en coche de Singapur. Hay varias maneras de ir hasta allí: en taxi, en bus público, en bus organizado, alquilando un coche o alquilando un coche con chofer para ahorrarte los disgustos de conducir por la izquierda por una carretera desconocida llena de fitipaldis malayos. El viaje cuesta unos 150 dólares (poco más de 100 euros) por persona, ida y vuelta, y la verdad es que es muy cómodo.

Malacca es uno de los destinos preferidos tanto por la gente de Singapur (locales y expatriados) como para la gente de Malaysia para pasar el fin de semana. Es lo que aquí llaman una ciudad histórica. Es uno de los lugares de origen de los llamados Peranakan. Los Peranakan son los descendientes de los inmigrantes chinos del siglo 15 y 16 que se casaron con malayas y básicamente provienen de Malacca, Penang (las dos en la costa oeste de Malaysia) y de Singapur (donde hay un museo dedicado a este “segmento” de la población). Y claro, en Malacca ¿qué hay? Pues comida de todo tipo que es lo que más atrae a los asiáticos.

Es una ciudad de tamaño medio con un casco histórico bastante pintoresco que atraviesa un rio. Está llena de turistas, básicamente asiáticos, y hay una calle que es un mercadillo de todo tipo de cosas. Desde comida hasta fundas de móviles, pasando por ropa típica y talleres de caligrafía china.

Una cosa típica para hacer es un pequeño crucero por el rio. Casi todas las casas que están en las orillas son construcciones bajas llenas de grafitis. Eso si grafitis controlados y muy coloridos que le dan un aire bastante bohemio. El viaje no está mal aunque el agua salpica dentro de la barca y el agua tiene un aspecto marronuzco que da un pelo de repelús…. Yo no sé como lo hacen, pero la mayoría de la gente que iba en mi barquito se pasaron el trayecto grabándolo todo con el móvil o el ipad. Seguro que cuando lleguen a casa se lo enseñan a los vecinos y entonces verán los que se han perdido.

Imagen

Otra atracción curiosa es una torre con un mirador redondo que va dando vueltas y que se eleva sobre la ciudad. Impresionante como están construyendo, y todo para el turismo de fin de semana. No puedes andar un paso sin encontrarte con decenas de hoteles, hostales, carteles de habitaciones que se alquilan… No conseguí saber el número de turistas que la visitan cada año pero tiene que ser impresionante para llenar tanta cama disponible!

Imagen

El casco historico

Imagen

Imagen

Visité un mercado de comida de la gente del campo, y aunque no me atreví a probar nada, me quede alucinada de las cosas que la gente se lleva a su casa para comer. Me hace falta un curso de cocina malaya para saber cómo utilizar esos ingredientes de colores, formas y texturas diversas. Pero en el mercado, lo que la gente comía para pasar el rato eran pelotillas de carne fritas en un aceite más negro que el carbón.

Imagen

También era digno de visitar el palacio del sultán. Una construcción de madera en la que no se ha utilizado ni un solo clavo y que explica la historia de la ciudad con pequeñas representaciones con maniquíes de cera que curiosamente tienen todos la misma cara…

Imagen

Pero lo que más llama la atención en cuanto entras en el recinto histórico de Malacca son los rickshaw, el medio de transporte más utilizado en Asia que aquí llega a unos niveles de frikismo sin igual. Luces, música, muñecos colgando…de todo!

Imagen

Imagen

Dejo para el final la intensa vida nocturna de la ciudad que se concentra básicamente en dos garitos: el Hard Rock Café (si, hay un Hard Rock Café) y el Geographic Café. Los dos con música en directo y copas a buen precio. Hasta los topes y hasta el cierre.

Y por si no se ha entendido, el titulo viene porque toda la ciudad está llena de carteles a todo color con la palabra MERDAKA, y claro, la sonrisita no se te quita de la cara en todo el finde.

Pues eso, Malacca, muy recomendable para un fin de semana alejada de la gran Singapur.

Ah, casi me olvido, Malacca es cuna de un Mr. Universo! Y la ciudad tiene unas cuantas estatuas dedicadas…

Imagen

7 Comentarios

  • Laura Cortada

    Como siempre con tus posts, he pasado un buen rato contigo. Merdaka!! Llevo un rato que la palabra no para de salir de mi boca en la oficina. Mis compañeros me miran raro y yo sonrio imaginandote en uno de esos rickshaw paseando por extraños parajes rodeada de asiáticos… Jajajaja… El de hello kitty no tiene desperdicio. Un beso Normi!!! Como dice mi hija: te miseo

  • Marta

    jajaja muy bueno tu post. Cómo me reí.

    Malacca, además de arrancarte una carcajada de vez en cuando (ostras, la escultura de Mr Universo no tiene desperdicio!!!) parece muy bonito.

    Yo también me he preguntado que son «esa especie de pollicas flotando en líquido que hay al lao de las albóngidas». ¿Qué son Norma, te has comido eso????

  • Gaspar

    Que divertit llegir-te Norma! Que exòtic i diferent tot. El centre històric sembla una mica de cartró pedra i l’estàtua dedicada al Mister és la bomba, gràcies guapetona

  • Pereiri

    Me encanta leer lo que escribes, ya lo sabes!!!!!
    Estas navidades nos reímos mucho juntas, asi que en Caganaka o Merdaka, o dónde sea hazme un huecooooooooooo que voyyyyyyyyyyyyy que ya llegooooooooooooo
    Cuídate mucho, besosssssssssss,

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.